Datos personales

Mi foto
Montevideo, Uruguay
El presente, es un periódico que adjuntará su propia opinión a las Noticias del acontecer Nacional-Político. A la misma vez, "La Opinión" es un diario digital independiente, y hará uso total de la Libertad de Expresión.

Visitas a este página.

Buscar en este blog

Cargando...

jueves, 17 de marzo de 2011

Proyecto en la educación: PRUEBAS E INASISTENCIAS.


La dirección general de Secundaria pretende modificar cuanto antes el Reglamento de evaluación y pasaje de grado, para flexibilizar la normativa en cuanto a faltas y a otros criterios de aprobación de curso.
Según la directora general de Secundaria, Pilar Ubilla, los cambios que se buscan introducir al Reglamento de evaluación y pasaje de grado (Repag), "van en el sentido de lograr calidad educativa, y no priorizar tanto otros aspectos que a veces hacen que un chico que está en condiciones de pasar de curso no lo haga".
En esta instancia se reformulará el reglamento para el Ciclo Básico, donde "el cambio más significativo tendrá que ver con sacar las pruebas semestrales, o sea, tener una evaluación de procesos a lo largo del año", indicó Ubilla.

En cuanto a las faltas, Ubilla señaló que "se intentará ubicar al estudiante en primer lugar y no favorecer su desafiliación".El reglamento vigente, aprobado en 2006 junto al nuevo programa, establece que desde la segunda semana posterior a las vacaciones de julio, el docente debe realizar una evaluación semestral, cuyo resultado será tenido en cuenta en la "evaluación del proceso".
Según fuentes de la educación que tuvieron acceso al proyecto, la reformulación permitiría que el alumno tuviera un número mayor de faltas, que puede llegar a ser de hasta 50 inasistencias en el año.
Además de la asistencia, también se revisarán "temas de conducta y de observaciones", según Ubilla. "Hay un conjunto de cosas para definir con más precisión cuál es su grado de importancia", agregó.
"A veces los reglamentos demasiado rígidos entran en contradicción con la realidad", dijo Ubilla, y agregó que se buscará evaluar al alumno "como un ser integral, considerando las diferentes situaciones". Según Ubilla, "tampoco sirve ir todos los días al liceo y no hacer nada".
En el tema asistencias, "el cambio fundamental no es tanto en la cantidad de faltas sino en el concepto de las faltas", dijo Ubilla. Según la directora general, actualmente se evalúa "por el hecho de faltar `X` cantidad de veces, independientemente del rendimiento, de los conocimientos adquiridos, de la actitud". Ubilla señaló que las modificaciones al reglamento podrán "incluir en la evaluación, por ejemplo, el compromiso con el centro educativo y con los compañeros".
Según Ubilla, "se insistirá en una evaluación que considere al estudiante como un ser integral, que mida por supuesto conocimientos, que son lo básico", y se considerará "qué preponderancia se le da a veces a que el alumno falte y no a que se comprometa con el liceo".
La jerarca afirmó que se buscará aprobar las modificaciones al reglamento "esta semana o a más tardar la semana que viene", "porque ya empezaron las clases y es importante que padres y docentes tengan claros los criterios de evaluación".
Ubilla indicó que las modificaciones al Repag se discutieron en una comisión, y que se presentaron en la última sesión del Consejo de Educación Secundaria (CES). Según Ubilla, "no habría cambios muy significativos al reglamento", sino que "más que nada son orientaciones que se van a poner al principio del reglamento".
Sin embargo, el representante de los docentes en el CES, Daniel Guasco, no votará el nuevo reglamento si se presenta en la sesión de esta hoy, según afirmó el secretario de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes), José Olivera.
Según Olivera, los consejeros "no conocen a fondo las modificaciones, porque solo se dio un informe muy primario y oral" en la última sesión del Consejo. 
Por su parte, el presidente de la Asamblea Técnico Docente (ATD) de Secundaria, Carlos Rivero, indicó que las ATD están esperando que Secundaria les envíe el documento con las modificaciones al reglamento, ya que es uno de los temas a tratar en la ATD nacional que comienza este domingo.
Aunque las ATD no conocen las modificaciones al Repag, Rivero señaló que la normativa de evaluación y pasaje de grado de 2006, y los sucesivos ajustes que se realizaron durante el período pasado, "fueron dando una mayor permisividad para que el alumno aprobara, con menores niveles de exigencia".
En el período pasado, las ATD marcaron su discrepancia con la política de permitir más faltas a los alumnos. "Para nosotros es fundamental que el alumno asista a clase, porque es parte de su formación", indicó Rivero, y agregó que las ATD "hacen énfasis en limitar las inasistencias".
En cuanto a la mayor permisividad en el pasaje de grado, Rivero indicó que "es como hacer trampas al solitario. Cuando el alumno sale de Secundaria y va a otros ámbitos como la universidad, o estudios superiores, se encuentra con severas dificultades".
Rivero recordó además las frecuentes "quejas" de la Universidad de la República "con respecto al nivel de los alumnos de Secundaria cuando llegan a primer año de facultad".
Por otra parte, el integrante del Codicen de la ANEP, Daniel Corbo, señaló que "uno de los planteos" en que estaba trabajando Secundaria en Bachillerato "implicaba descender el nivel de exigencia", al permitir que los alumnos exoneren las materias "con la nota mínima, cuanto antes se exigía una nota superior a 7". Corbo señaló que planteó a Secundaria sus "objeciones" a esta modificación.
Finalmente no se modificará este año el reglamento de evaluación en Bachillerato.

Para empezar debo decir que lo planteado en cuanto a las pruebas semestrales está perfecto. Creo que se debe eliminar el parcial del mes de julio, ya que sólo suma cansancio para los estudiantes y hasta para los mimos profesores. Para los estudiantes porque deben estudiar demasiado para muchas materias, y para los profesores porque deben crear tantas pruebas y luego corregirlas. Además es común que suceda que alumnos muy aplicados en el año, sean traicionados por los nervios de las pruebas semestrales y finalmente vallan a examen a ciertas asignaturas por malas pruebas que fueron fruto de un nerviosismo innecesario. En cuanto a los parciales de fin de año creo que deben haber excepciones. Para los alumnos que tienen un promedio de uno y dos no es ni siquiera necesaria la prueba porque ya saben que se van a examen, y para qué realizar esta prueba que sólo puede jugar una mala pasada a aquél alumno en cuya calificación supera el seis. Para los casos de promedios con tres, cuatro y cinco, sería recomendable que hicieran una prueba del todo el año para ayudarlos a no ir a examen. La diferencia sería que no tienen que pasar por mesa de examen, orales, etcétera. En todo caso creo que las evaluaciones escritas mensuales o quincenales son suficientes para llevar una correcta evaluación de aprendizaje por parte del docente.
En cuanto a las inasistencias debo confesar que discrepo. Si bien creo que las faltas justificadas no deben contar -ni siquiera como media falta como sucede actualmente- me parece un disparate llevar a 50 la tolerancia de inasistencias. El máximo de faltas para poder pasar de año debe ser de 25 para quienes no tienen materias a examen y de 20 para quienes sí las tienen; pero recordando que las faltas justificadas no cuentan. La razón por la cual discrepo es porque se debe crear responsabilidad laboral en los alumnos. No puede pasar que alguien falta aproximadamente dos meses a clase, especialmente si las inasistencias justificadas no cuentan. Además de esto se debe pensar en la falta de respeto que significaría un alumno que con esa cantidad de faltas pasa de año, para con un compañero que se ha esforzado mucho para lograrlo.
Las sanciones a veces son poco rígidas. Si queremos lograr una sociedad mejor, no podemos permitir tan mala conducta existente en la mayoría del alumnado. Y esto sin contar todos aquellos alumnos que son obligados a concurrir a clases para que sus padres cobren los subsidios correspondientes, y en vez de estudiar molestan a los que concurren para hacer lo que deben. También recordar los valores, que deben ser enseñados y que son más importante que cualquier información académica que los docentes puedan brindar, y que deben ser muy especialmente evaluados. No nos olvidemos que los valores "hacen" a un país.
Para lograr la exoneración a una materia me parece que está perfecto que sea de siete puntos en el promedio la nota mínima. De esta forma se logra un interés por el esfuerzo en el alumnado y se le premia por su superación.
Por último realizo una propuesta que no se encuentra dentro de los cambios que se tenían pensado hacer con este nuevo proyecto. Este cambio es el de que la asignatura de Educación Física se obligatoria pero no curricular, ya que entendemos que el mayor resultado que se busca con la obligatoriedad de esta materia es el que los alumnos realicen actividades físicas y dejen el sedentarismo, que está bien; pero me parece mal que un mal desempeño en lo físico altere las calificaciones globales. Las notas globales deberían ser únicamente las que tienen que ver con el intelecto, porque para eso los padres envían a sus hijos a estudiar, no para que aprendan a estirar los músculos o las reglas de juegos que no les interesa jugar o en su defecto, que lo aprendan sin que esto perjudique a las demás notas, aunque haya amonestaciones por mala conducta como por ejemplo observaciones y suspensiones.
Creo que somos "bebés de pecho" en lo que concierne a la educación, por ahora; y que esto se ve claramente reflejado en la crisis educativa que estamos pasando. Andres Chiribao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada